9.28.2005

(De la meta-filosofía)

¿Cuál es el modo propio de llegar a solucionar el problema que se presenta al hablar de filosofía? Hasta ahora, han aparecido diversos problemas, que pertenecen a diversos ámbitos; ya no solamente es el problema que señalaba la pregunta inicial problemático; la forma de preguntar (como era necesario que sucediera) es también problemática. Hemos señalado ámbitos en el que la filosofía se ha des-envuelto: el des-envolverse del salir así como las flores justamente florecen (bloom); hemos asumido por momentos que la filosofía es algo de lo que puede hablarse, una prueba de ello ha sido la tradición. Pero ¿cuál es el rol de la tradición en el pensar la filosofía? ¿Pero no se hace que se filosofa sobre la filosofía? La filosofía queda entonces, y siempre, como el tema primero de su desenvolvimiento. ¿Cómo esto? Apuntemos ahora a este asunto.
La pregunta primera que se hace quien se pregunta por un asunto, es qué está haciendo. En realidad, no. Siempre se pregunta por aquello por lo que pregunta; luego, se encuentra en la morada de resolver el enigma. Entonces ¿cómo lo resuelvo? Esa es justamente la posición en la que la pregunta que se ha hecho, “¿qué es la filosofía?”, queda por ahora. Si se pregunta por la filosofía, ¿cómo es que precisamente preguntamos por el modo en que hemos de preguntar? Esto es delimitar las posibilidades de la pregunta, y la respuesta. La otra vía sería no preguntar esto. Pero siempre llega uno que pregunta ¿no? Asumamos la pregunta. ¿Qué significa esto? Ponerse a pensar sobre este asunto.



hits