9.24.2005

(Sobre la noción del asunto por el que se pregunta)

Para la pregunta enunciada antes ("¿Qué es la filosofía?") se ha hecho una objeción [se ha preguntado por el carácter de ella, como pregunta], que se puede plantear en la pregunta "¿Cómo es que hablamos de filosofía?". Con esto, dos cosas: a) El carácter de la pregunta claramente es diferente: mientras en una se pregunta por un qué, esto es, por una determinación (definición, talvez) de ese asunto, la otra pregunta por un cómo, esto es, por la determinación del asunto, la manera en que se presenta( y además, se pregunta por un asunto distinto que en la primera: se pasa a la pregunta desde la filosofía); y b) Se pregunta ahora por un asunto que parece al menos más general que el de la filosofía: se pregunta por el habla.

Hablamos de filosofía: la nombramos. ¿Nombramos qué? Aquello de lo que hablamos, la filosofía. Conocemos la palabra, tiene cierto sentido para nosotros: cierto significado. Pero justamente preguntamos por lo que aquello es, ¿preguntamos entonces por algo que ya sabemos? Así, tenemos ya, al menos, una noción de esto. Y ¿Cómo así? Se podría decir, hemos aprendido a hablar sobre filosofía, pero sobre, y siempre sobre, mientras no tenemos más que esta vaga noción de filosofía ¿En qué podría consistir la noción, vaga, de la filosofía? Ciertamente, es sobre esta noción que hablamos. Dentro del discurso, la filosofía aparece representada por una palabra, y así, se presenta holgadamente, indeterminada: apunta, nos parece, aparentemente, a algún asunto determinado. Por ello, preguntamos por un qué. Justamente, preguntamos "¿Qué es la filosofía?"; pretendemos obtener la fijación de lo (in)determinado, en un discurso: la respuesta. Pero por ahora, la filosofía se presenta holgadamente: hablamos de la filosofía gracias a esta holgura. Por ello mismo, podemos preguntar.

Para este hablar (hablar sobre la filosofía), adoptamos ciertos puntos de partida; estos, se constituyen como nociones. Para el sistema de habla (este hablar), estas nociones tienen valor de certeza: de otro modo no cabría el modo en que este hablar se ha dado(Si no hay una noción de que haya filosofía, no se puede preguntar por el qué sea aquello) Pero entonces ¿cómo hemos llegado a este hablar (a hablar de este modo)?



hits