10.19.2005

Crisis y Filosofía


Crisis fue en algún momento el modo en que se denominaba un punto de vuelco en el desarrollo de una enfermedad. Por esta relación con la enfermedad es que se derivó a cierto sentido negativo de lo que crisis significa. Me gustaría volver al sentido originario; aunque sea para descomponerlo en otra cosa. Pero primero, hablaré del sentido del vuelco en la filosofía. (No se duda aquí de la filosofía, sino de cierto carácter inherente a toda filosofía).
El vuelco es una clase de toma de dirección. ¿Dirección hacia dónde? ¿Qué es lo que se dirige? Con estas dos preguntas, podemos distinguir qué clase de vuelco es el que corresponde a lo que comporta la filosofía. Hemos dicho que la filosofía, en cierto sentido, está dentro de lo humano. ¿Qué de lo humano es lo que se dirige, en la filosofía? La mirada. Mirada es aquí el contemplar, el enfrentarse al mundo, talvez. La mirada apunta en un cierto sentido, determinando una correspondiente perspectiva. ¿Qué se mira? ¿Aquello que se nos da como lo problemático? ¿Aquello que nos llama a sí? En esto se juega la filosofía que enfrenta la realidad: siempre apunta la mirada hacia lo real. (¿De qué modo lo real es algo que se nos presente en estos sentidos?) Pero si esto es lo focal (lo único focal), ¿cómo puede volcarse el mirar? Apuntando desde otra posición, cambiando la perspectiva. ¿Podemos vislumbrar ahora en qué sentido el vuelco es propio, en cierto sentido, de la filosofía? El vuelco de la perspectiva es algo antiguo en la filosofía: recordamos a Sócrates, por ejemplo, que vuelve la mirada hacia el hombre (¿Es este vuelco algo que se marque en Sócrates, junto con él y desde él, simplemente?). Lo determinante del vuelco es el punto en que se vuelca: la crisis. Pero ¿cómo puede un estado determinar un vuelco? ¿Qué hay en ello? O directamente ¿en qué sentido la filosofía adopta el sentido de la crisis? ¿En qué sentido apunta la filosofía a lo crítico?
¿Qué es esto, lo crítico? Lo crítico es lo que, en este sentido, llama más intensamente al que mira, de modo que el que mira, se vuelca a él. Pero esto crítico puede, y es, objeto de cuestión. Lo crítico, es, así, lo asombroso. Puede uno enfocarse a partir de ello en una pregunta fundamental (Grundfrage). Pero ¿Qué tan en lo crítico está esta pregunta fundamental? Una pregunta de este tipo es, por ejemplo: "¿Qué es lo que es?" ¿Qué tan fundamental es ésto?. El horizonte permanece el mismo. "¿Qué es lo que se dice?". De lo crítico echan raíces estas preguntas. ¿Qué es lo crítico? Preguntar esto ¿nos permite siquiera acercarnos a lo crítico? ¿De dónde viene esto de lo crítico? Justamente, de una crisis. El que nuevamente se pregunte por lo crítico, señala una crisis. Señala un vuelco.

[Ahora ¿qué tan lejos se puede andar?]

10.18.2005

(Sobre el intento de aprehensión de esto que señalamos: filosofía.)


¿Qué hay, que se ha puesto como aquello por lo que se interroga a lo que se dice por filosofía? Retornamos a la consideración inicial: ¿Qué sucede? ¿Cómo es que hablamos de filosofía, y cómo se presenta esto como algo problemático? En cuanto, para cierto preguntar, esto resulta determinante de una acción. Esta acción, el filosofar. Lo que se intenta es aprehender el filosofar, lo que podría ser, filosofar.

El actuar que intenta esto, este intento de filosofar, proviene de alguna "parte". ¿De dónde viene, entonces? Dicho directamente: ¿qué es lo que está en juego, que se asimila a esto crítico el actuar, el filosofar? ¿Qué significa que esto sea crítico? Significa, simplemente que pro-viene de lo que a quien actúa le es más próximo; por ello, de algo que es suyo propio. Si alguien comprende esto, cabe preguntarle ¿Qué es esto, tuyo propio, que hace que te dirijas a ésto? ¿Qué te está en juego?
¿No podríamos objetar, con la pregunta de cuán en juego le está eso a este-alguien que actúa de esta manera, que no todo intento tiene la misma intensidad, y por ello, corresponde a la misma disposición? ¿Qué posición es ésta? La posición en que se juega , el lugar, la morada (der Lebenspielraum [vide infra]). ¿Cómo puede esta pregunta que se trae a sí mismo (contra sí mismo), responderse? ¿Y no es nuevamente la máxima del oráculo, "conócete a tí mismo"? ¿No requiere esto una cierta lucidez?

-

der Lebenspielraum. ([das] Leben = vida, vivir. [das] Spiel = juego, riesgo, dis-tensión. [der] Raum = habitación, cuarto, espacio, área, margen]; Así, esto podría traducirse como el lugar en que se juega la vida. (ethos). Vse. (Sobre Spiel)

10.04.2005

(De lo histórico)

[Primera nota sobre el sentido del ser histórico; el campo de lo histórico, y la pregunta que se alza de ello]

El hombre como gesto.

¿Y qué pasa con el hombre? El hombre acontece, actor. ¿En qué medida? ¿Cómo? Como gesto. Gesto, se dice, te dices. El gesto es su propia palabra; en cuanto se puede leer la palabra se puede interpretar al hombre. De ahí que el gesto se vuelva histórico. Gesto y memoria, conforman la historia. Lo que subyace a lo histórico es el cómo se da el gesto, cómo se gesta. De ahí que el fenómeno del gesto no es el campo completo en que lo que está dándose se da. No es el propio gesto, sino lo que gesta, lo que ocurre. A esto, en cuanto hombres, nos damos ahora. El ahora radical no puede ser histórico: el ahora no es el gesto, sino la gesta. Y la gesta, gesto de lo que se mueve. Tensión y distensión.
El hombre en el mundo. Un gesto en un gesto (parece así). El que se diga que parece así es un nuevo acontecimiento de esto. El hombre (en este caso, este hombre en particular, limitado) actúa. Un texto que es memoria de este hombre.

10.03.2005

Sobre el idioma en que se piensa; se habla.

Nota preliminar: Hace poco recibí un comentario acerca de mi nota "¿Qué significa pensar en español?". Esto es digno de mencionarse, me parece, por dos cosas. Primero, porque es el primer comentario que recibo. Segundo, porque toca un tema que resulta crítico respecto del tema que estaba en juego, y que vale la pena volver a revisar. La discusión sigue ahora aquí.
Antes de esto, me gustaría aclarar algo sobre el carácter de las notas que componen este preguntar : son, ante todo, entradas al asunto del que se habla. ¿Cuál es este asunto? Hasta ahora no queda bien claro, pero es, justamente, desarrollar un preguntarse sobre el preguntarse ¿Cómo llego a preguntar? Y antes que esto, ¿cómo me enfrento a un problema? Esto podría considerarse como pre(pro)-filosófico: y la filosofía surge como posición desde la cual se parte a este preguntar. Con esto, quiero decir que el intento no es necesariamente hablar acerca de filosofía, porque esto bien podría ser un intento inválido o limitante. Pero para poder decidir sobre esto, se pregunta "¿qué es la filosofía?" E inmediatamente se pregunta por esto. Las preguntas y desarrollos no pretenden caminar toda la senda posible que abren (o no), sino introducir al diálogo esta pregunta. Pregunta que puede ser atacada desde diversos ángulos, extensa o brevemente.


1. El tema que se trata hoy (ahora) es el del idioma. El idioma en que se piensa. Se habla de lenguaje materno, así como de lengua extranjera, o lenguaje privado. Así, de un lenguaje del otro, y de un lenguaje propio. Esto también podría determinarse como un lenguaje desde el otro o desde sí mismo. (por otra parte: se puede dudar, si hay un mismo y un otro, entonces este esquema variaría: el lenguaje del otro podría considerarse lenguaje representado [incluso, que el lenguaje de si mismo proviene del otro])
2. ¿Cuál es el idioma en qué se piensa? Puedo decir que en este momento o en otro pienso en español. El español es mi lengua materna. Pero ¿es el español el idioma en que me-significo lo que pienso? Cuando pienso un cierto concepto, ¿lo pienso en un idioma, o pienso el concepto en forma externa a toda representación, luego adecúo la representación (la palabra)? (En eso estaba pensando cuando anoté la corrección de "¿Qué significa preguntar en español?" [28.09.2005]. Un ejemplo: el uso que doy a la palabra Sprachespiel, alemana, compuesta [Sprache: habla, lengua; Spiel: juego] se puede considerar de acuerdo a su significado [la uso para expresar una idea], pero justamente su significado no es, cuando lo pienso, "juego de lenguaje". ¿Por qué? Porque la palabra Spiel tiene diversos usos-significados que funcionan como imágenes: juego, dis-tensión [en el sentido de tener espacio {se podría decir, espacio de juego}] y riesgo [como en la expresión española "poner en juego"]. Estas tres imágenes conforman una imágen única. Es esa la que significo al decir Sprachespiel.) En este segundo caso, el hablar (o pensar) en tal o cual idioma es producto de esta elección de una representación; y esta representación, dentro de una estructura que forma el discurso (pero que no necesariamente conforma mi pensamiento) [Nota: aquí se ha usado pensar en dos sentidos].
3. ¿Qué elementos conforman mi lenguaje, el que yo uso? Pero primero, ¿no hablo desde una comprensión del mundo que es propia, que se significa en ciertas representaciones, y que expreso de cierta forma? El conjunto de lo que puedo hablar y hablo se puede considerar un lenguaje privado. Esto es, no tengo certeza sobre si (habiendo un intérprete de lo que digo [un lector, escucha, vidente,etc]) mi interlocutor pueda entender específicamente lo que quise decir. Aún, él podría entender lo que digo de acuerdo a lo que él conoce por el significado de mis palabras. Entonces, lo que el lea en mi hablar está traducido a su propio lenguaje privado. (Esto es, si consideramos esto de esta manera). Consideremos además que lo que él lee le fue enseñado: mi idioma materno no es creado por mí. Se (me/nos) enseña; por tanto, no podemos negar la existencia de una posible (aunque muy probable) base común.
4. El lenguaje que uso no consiste solamente en un vocabulario y una gramática (dicho llanamente). También tengo una intensión. Actos de habla: enunciar, preguntar, exclamar, etc. ¿De dónde viene que se determinen estos actos de habla? Esto se puede considerar del mismo modo que se hablo hace poco de el lenguaje privado (entendido entonces como un vocabulario privado, casi enteramente). ¿Cómo es que una pregunta es siempre una pregunta? Pero tomemos otro caso. Digo: "¿Comes?" A esta proferencia se me puede responder "sí" o "no", de acuerdo a si el otro está en efecto comiendo o no. Pero también podría el otro empezar a comer, si considera que lo que digo es más bien una petición que una pregunta. ¿Depende esto de lo que yo haga, o de lo que él lea?. [Esto en realidad es una disgresión, que puede o no ir al punto del que ahora se trata]
5. La pregunta entonces, puede ser reformulada. "¿Qué significa decir una pregunta en español?" Entonces se supera todo el problema sobre la raiz del habla. La nueva pregunta puede ser tratada desde un punto de vista histórico o antropológico, talvez. Pero ¿se hará esto? Y por otra parte ¿no era esta la pregunta que se responde en la nota ya citada? Decir la pregunta en español significa, decir lo que se significa utilizando las formas que el idioma posee (que se nos ha enseñado a usar). ¿Pero no hay más? Tras el lenguaje, está el sentido de la cultura. Por eso, hacer esta pregunta es más bien hacer una pregunta sobre el sentido de la cultura que marca (señala) el idioma español.
6. El tema del lenguaje nos remite al del habla. Por tanto, lo en realidad crítico es el carácter de ésta (al menos así me parece). Por tanto, permanecerá constante en discusión.



hits