10.04.2005

(De lo histórico)

[Primera nota sobre el sentido del ser histórico; el campo de lo histórico, y la pregunta que se alza de ello]

El hombre como gesto.

¿Y qué pasa con el hombre? El hombre acontece, actor. ¿En qué medida? ¿Cómo? Como gesto. Gesto, se dice, te dices. El gesto es su propia palabra; en cuanto se puede leer la palabra se puede interpretar al hombre. De ahí que el gesto se vuelva histórico. Gesto y memoria, conforman la historia. Lo que subyace a lo histórico es el cómo se da el gesto, cómo se gesta. De ahí que el fenómeno del gesto no es el campo completo en que lo que está dándose se da. No es el propio gesto, sino lo que gesta, lo que ocurre. A esto, en cuanto hombres, nos damos ahora. El ahora radical no puede ser histórico: el ahora no es el gesto, sino la gesta. Y la gesta, gesto de lo que se mueve. Tensión y distensión.
El hombre en el mundo. Un gesto en un gesto (parece así). El que se diga que parece así es un nuevo acontecimiento de esto. El hombre (en este caso, este hombre en particular, limitado) actúa. Un texto que es memoria de este hombre.



hits